PREMIO JUAN ALBERTO OLIVARES
del 15 de junio al 15 de octubre de 2021
en el área de Zoología
ACFIMAN
ENSAYO
JULIO–AGOSTO, 2021
ENSAYOS
VOL. 5, NÚM. 4, PÁGS. 63–75

ENGLISH

La Revolución Digital y Científico-Tecnológica en la Educación
Educación y Tecnología o la Educación como Tecnología
Félix García Moriyón

Félix García Moriyón es profesor honorario del Departamento de Didácticas Específicas de la Universidad Autónoma de Madrid. También es el autor del libro Pregunto, dialogo, aprendo: cómo hacer filosofía en el aula.

DESCARGAR

La tecnología ha estado presente desde hace mucho tiempo en la educación, y en la sociedad. Es más, la educación formal obligatoria fue en sí y continúa siendo una de las técnicas o dispositivos de control de los que tanto habló Foucault: uno de los instrumentos decisivos del control de los cuerpos y de las mentes, del disciplinamiento. Y cierto es que la educación formal obligatoria nace justo con la primera gran revolución tecnológica de finales del siglo XVIII y principios del XIX. Pero también es cierto, como recoge el mismo Foucault, que esa innovación no nace de la nada, sino que retoma los modelos educativos iniciados en la etapa de crecimiento y expansión de Europa que comienza en torno al año 1000, con la aparición de las universidades y la organización cuidadosa del tiempo, los espacios y los trabajos en las órdenes monásticas. Este enfoque llega en cierto sentido a su plenitud a finales del siglo XIX, cuando Frederick Taylor desarrolló los principios de la gestión científica de la empresa, llevados posteriormente a la práctica por Henry Ford. «Taylorismo» y «fordismo» se convirtieron en términos genéricos para indicar tecnologías sociales y organizativas, basadas en estudios científicos y aplicadas a la empresa, con una adaptación importante al mundo de la educación. Y eran también disciplinas de control, pues no conviene olvidar hasta qué punto estas tecnologías se inspiraron en el sistema de trabajo de las plantaciones de esclavos. O hasta qué punto, estas nuevas tecnologías habían entrado en una institución tan premoderna como las plantaciones esclavistas1.

No debemos llevar demasiado lejos el enfoque de Foucault pues, al insistir en la tecnología del control social, podemos dejar de lado que la escuela, conforme a los ideales ilustrados, pero también conforme al ideal de los estudios universitarios medievales, es el ámbito de la liberación de la ignorancia, la cual es alimento de la esclavitud y condición de la dominación y la opresión. El Sapere aude de Kant sigue resonando en el núcleo de toda escuela2. Hoy en día, el número de años de escolarización sigue siendo uno de los indicadores del desarrollo humano. Más aún, los Objetivos de Desarrollo Sostenible dan un paso más: en su objetivo número 4 proponen «Garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos»; es decir, establecen que la educación formal obligatoria sea además una educación de calidad. Por lo tanto, se puede decir que la escolarización obligatoria es una de las tecnologías sociales más importantes para hacer posible una vida humana de calidad y también para lograr sociedades más justas y capaces de satisfacer las necesidades humanas.

Su cuenta en Foro le permite leer un artículo gratis cada dos meses.

Ingrese a su cuenta para continuar leyendo

¿No tiene una cuenta?

Regístrese para leer un artículo gratis



COMENTARIOS

Desarrollo para la Ciencia y la Tecnología, C. A.
J-29989504-0

Apartado Postal 2005
Maracay 2101–A
Aragua, Venezuela

info@revistaforo.com
+58 (0) 414 492.09.50

Depósito Legal: AR2016000116
ISSN: 2610-7864