entrevista
MAYO–JUNIO, 2020
PANDEMIA
VOL. 4, NÚM. 3, PÁGS. 1–6
COVID-19: Las Consecuencias Económicas de Cómo Reaccionamos
Una charla con Hans-Joachim Voth

Esta entrevista fue realizada por Javier Toro.

Hans-Joachim Voth es profesor de Economía en la Universidad de Zúrich y director científico del Centro UBS para la Economía en la Sociedad.

DESCARGAR

¿Son las epidemias y las pandemias muy diferentes de otros desastres en lo que respecta a su posible impacto económico?

En una crisis normal, y por esto me refiero a una crisis provocada por desastres naturales, por ejemplo, parte de la capacidad de producción se pierde porque se destruye parte de la infraestructura o parte de la base de producción. Puede que también haya algunas personas que mueran, pero lo principal que sucede es que se reduce la capacidad de producción. Las pandemias son muy diferentes en el sentido de que principalmente matan personas pero dejan ileso todo el equipo que usamos para producir, toda la maquinaria, todas las fábricas, todos los edificios de oficinas, todo. Las epidemias y las pandemias son muy especiales porque modifican la razón de proporcionalidad entre el capital y el trabajo. Y esta crisis en particular es aún más especial porque ha causado al mismo tiempo un shock de demanda y un shock de oferta. Las personas han sido confinada en sus hogares, lo que significa que no pueden hacer nada: no pueden comprar ni producir. El consumo y la producción están estrechamente vinculados. La Gran Depresión, por ejemplo, dejó en claro cómo una disminución del consumo puede desencadenar una espiral descendente hacia una recesión total. A medida que las personas dejan de consumir, las empresas comenzarán a producir menos y empezarán a despedir a algunos de sus trabajadores, quienes a su vez comenzarán a dejar de consumir, y así sucesivamente. Aun así, sabemos exactamente qué hacer para arreglar las cosas cuando la demanda disminuye. Y también sabemos, aunque es un poco más difícil de lograr, qué hacer para arreglar las cosas cuando la oferta se queda corta con respecto a la demanda. En este caso en particular, sin embargo, tenemos tanto un shock de demanda como un shock de oferta, y la gente debe permanecer confinada para que el virus no se propague; es decir, básicamente tenemos juntos todos los elementos para que surja una tormenta perfecta. Si las empresas mueren, aún quedarán las fábricas y la maquinaria, pero se dejarán de tener todas las habilidades y los conocimientos que están integrados en una empresa activa.

¿Las epidemias y las pandemias siempre tienen efectos económicos negativos? De no ser así, ¿cómo puede ocurrir eso?

No siempre tienen efectos negativos, pero las condiciones para que eso ocurra son bastante especiales. Dado que principalmente matan a la gente y dejan todo lo demás intacto, los sobrevivientes tienen la posibilidad de producir de manera más efectiva. Supongamos que la mitad de nosotros muere. ¿Qué empresas cree que contratarán a la fuerza laboral restante? No serán las ineficientes, las que no pueden pagar los nuevos salarios más elevados. Serán las que pueden atraer y retener a la gente pagando salarios altos. Como resultado, el salario promedio se irá por las nubes. Ahora, con suerte, no perderemos la mitad de nuestra población. Pero hay un caso donde eso sucedió. Durante la Edad Media, la peste negra mató a casi la mitad de la población de Europa. De repente, había menos personas que pudieran trabajar la tierra. Y dado que el suministro total de tierra es fijo, había más tierra en relación con la cantidad de personas que podían trabajarla. Como cabría esperar, los salarios se dispararon. En varias ocasiones he argumentado que este repunte temporal de los salarios tuvo consecuencias positivas a largo plazo. Estimuló la producción y la innovación tecnológica y ayudó a impulsar la industrialización. Ahora, ¿es probable que algo similar ocurra esta vez? Probablemente no. En primer lugar, la mayoría de las personas que probablemente morirán ya están jubiladas, por lo que no habrá un aumento de la competencia en el mercado laboral. En segundo lugar, el confinamiento, que es algo que nunca ha sucedido en la escala que hoy estamos viendo, impide que las personas produzcan —las personas que pueden producir no lo están haciendo—. Por lo tanto, es muy difícil ver qué cosas positivas podrían salir de esta crisis.

Su cuenta en Foro le permite leer un artículo gratis cada dos meses.

Ingrese a su cuenta para continuar

¿No tiene una cuenta?

Regístrese para leer un artículo gratis



Comentarios
Rosaura
05/05/2020
Me parece excelente la entrevista y a la vez esta pandemia dará un giro a la economía en muchos países; en el Perú por ejemplo que nos somos fabricantes sino exportamos recursos primarios vamos a ser afectados por la escasez de bienes que no producimos o nos va a costar mucho más su importación, cómo podríamos salir a flote de este problema, esos son las respuestas que necesitamos para salir adelante.

Desarrollo para la Ciencia y la Tecnología, C. A.
J-29989504-0

Apartado Postal 2005
Maracay 2101–A
Aragua, Venezuela

info@revistaforo.com
+58 (0) 414 492.09.50

Depósito Legal: AR2016000116
ISSN: 2610-7864