PREMIO JUAN ALBERTO OLIVARES
del 15 de junio al 31 de octubre de 2021 (PRORROGA)
en el área de Zoología
ACFIMAN
entrevista
SEPTIEMBRE–OCTUBRE, 2020
EMPRENDIMIENTO
VOL. 4, NÚM. 5, PÁGS. 1–7
¿Puede el Emprendimiento Conducir al Desarrollo?
Una charla con Zoltán J. Ács

Esta entrevista fue realizada por Javier Toro.

Zoltán J. Ács es profesor de Gerencia en la Escuela de Economía y Ciencia Política de Londres y profesor de Políticas Públicas en la Universidad George Mason. También es autor del libro Global Entrepreneurship, Institutions and Incentives: The Mason Years.

DESCARGAR

¿Qué es el emprendimiento? ¿Es trabajo autónomo? ¿Es creación de una firma?

Déjeme contarle una historia. Hace unos veinte años, o tal vez más, un reportero fue a Venezuela y escribió un artículo. Dijo: “¿No es maravilloso que haya todo este emprendimiento en Venezuela? Todos venden frutas en las esquinas. Todos venden llamadas en un teléfono celular”. Y la respuesta era que todo esto era terrible, porque la economía andaba mal y todas esas personas habían perdido sus empleos. El propósito de esta historia es que pensemos en lo que creemos que es el emprendimiento. Si lo consideramos como un trabajo por cuenta propia, entonces en realidad no es algo bueno. Las personas que trabajan por su cuenta suelen ser menos productivas que si trabajaran para una organización. La otra cosa interesante es que mucha gente define el emprendimiento como ser dueño de un negocio; es decir, cualquiera que sea dueño de cualquier tipo de negocio, ya sea vendiendo frutas en una esquina o dirigiendo General Motors, es un emprendedor. Pero esta definición no es realmente muy útil. Desde el punto de vista económico, el emprendimiento consiste en tratar de crear riqueza, y para ello hay que cambiar algo en la economía. Dada esta definición, podemos identificar ahora tres tipos de emprendimiento: productivo, improductivo y destructivo. En todos estos casos, considero al emprendedor como a una persona que va a hacer algo para ganar dinero. Una pregunta importante es si usted va a ayudar al país o no. Consideremos a Jeff Bezos y su compañía Amazon. Jeff Bezos se enriqueció, y a medida que se enriqueció también hizo que Estados Unidos se hiciera más rico. Eso es emprendimiento productivo. En el emprendimiento improductivo, uso mis habilidades para quitarle algo a alguien. En este tipo de emprendimiento, el país no mejora. Lo que hacemos es simplemente pelear entre nosotros por lo que ya tenemos. En el emprendimiento destructivo, la situación del país empeora. Usted se enriquece, pero al mismo tiempo empeora las cosas para el país. Desde un punto de vista general, el término es utilizado hoy en día de una manera muy vaga. Emprender significa hacer algo que usualmente exige esfuerzo o trabajo. Por lo tanto, cualquiera que intente hacer algo puede ser considerado como un emprendedor. Podemos pensar, por ejemplo, en un ranchero, en alguien que va al Amazonas, limpia la tierra, abre un rancho, cría ganado. En general, una persona que produce algo suele ser considerada como un emprendedor. Si esa persona produce algo, entonces puede hacer que el país y la economía mejoren. Ahora, hay muchos lugares donde el emprendedor, esa persona que hace algo, solo quiere redistribuir. En ese caso, ese emprendedor no puede hacer que el bienestar general del país mejore.

¿Qué importancia tiene la acción del individuo en comparación con el conocimiento y las instituciones para que el emprendimiento pueda contribuir al crecimiento económico?

Sabemos que tanto el conocimiento como las instituciones son importantes. Las instituciones dan instrucciones o incentivos a los emprendedores. Las instituciones solo crean las reglas bajo las cuales la gente actúa. Ellas determinan la estructura de recompensas: quién puede crear, quién puede quedarse con las recompensas. En general, las instituciones determinan si habrá emprendimiento productivo, improductivo o destructivo. Las buenas instituciones comprenden buenos mecanismos para la protección de los derechos de propiedad, para la resolución de conflictos y otras cosas por el estilo. Pero las reglas son solo reglas: ellas no crean nada. El conocimiento es un conjunto de saberes sobre cómo hacer cosas. De manera que, el conocimiento es importante. Las instituciones dan a los agentes los incentivos para actuar y el conocimiento les da las herramientas para ejecutar sus acciones. Ambas cosas son necesarias. Ni el conocimiento ni las instituciones son actores. El agente es el actor.

Su cuenta en Foro le permite leer un artículo gratis cada dos meses.

Ingrese a su cuenta para continuar leyendo

¿No tiene una cuenta?

Regístrese para leer un artículo gratis



COMENTARIOS

Desarrollo para la Ciencia y la Tecnología, C. A.
J-29989504-0

Apartado Postal 2005
Maracay 2101–A
Aragua, Venezuela

info@revistaforo.com
+58 (0) 414 492.09.50

Depósito Legal: AR2016000116
ISSN: 2610-7864