PREMIO ARNOLDO GABALDÓN
del 15 de junio al 15 de octubre de 2021
en el área de Física
ACFIMAN
SERMO
JULIO–AGOSTO, 2020
ENSAYOS
VOL. 4, NÚM. 4, PÁGS. 31–39
La Racionalización Delirante del Racismo
El Caso de los “Zoológicos Humanos”
Juan M. Sánchez Arteaga

Juan M. Sánchez Arteaga es profesor de la Universidad Federal de Bahía. También es el autor del libro La razón salvaje: la lógica del dominio: tecnociencia, racismo y racionalidad.

DESCARGAR

Una de las manifestaciones más delirantes1 del racismo a lo largo de la historia ha sido lo que algunos autores llaman los “zoológicos humanos”. Este particular tipo de exhibiciones antropológicas adquirió su mayor desarrollo entre los siglos XIX y XX, aunque hubo muchos otros tipos de exhibiciones de seres humanos en numerosos países y contextos mucho antes de ese período. Las exposiciones antropológicas, en particular aquellas que fueron consideradas de un alto valor científico, contribuyeron, principalmente entre los siglos XVIII y XX, en el proceso de racionalización del racismo por parte de la ciencia moderna.

Una práctica de larga data

La práctica de exponer a la vista al “Otro” es muchísimo más antigua que la ciencia moderna, y se había llevado a cabo a lo largo de la historia con múltiples fines. En ocasiones, la exhibición perseguía objetivos comerciales (por ejemplo, para la venta de esclavos, pues estos debían de ser exhibidos previamente). Otras veces, había fines religiosos (por ejemplo, para hacer proselitismo y propaganda de la labor misionera) o políticos, como cuando se traían indígenas a Europa con la idea de enseñarles la lengua y/o la religión y después devolverles a sus tierras para que allí los nativos “aculturados” ayudaran como intérpretes para expandir la fe cristiana o facilitar la colonización. Este fue el caso de los 10 indígenas caribeños traídos por Cristóbal Colón tras su primer viaje a América (de los que apenas llegaron 6 con vida a España) y también el de los nativos fueguinos kawésqar que, en el siglo XIX, fueron raptados por orden de Robert FitzRoy y llevados al Reino Unido en el HSM Beagle, el mismo barco donde más tarde el joven Charles Darwin comenzó a pergeñar sus ideas evolucionistas. Desde la segunda mitad del siglo XVIII, algunos de estos nativos comenzaron a ser transportados a Europa con fines científicos. A partir de este periodo, ciertas exhibiciones humanas fueron consideradas de alto valor (proto)antropológico. Sin embargo, hasta bien entrado el siglo XIX, la mayoría de las exhibiciones respondían aún a fines exclusivamente recreativos y comerciales (como en los freak shows convertidos en grandes espectáculos de masas entre los siglos XIX y XX).

Su cuenta en Foro le permite leer un artículo gratis cada dos meses.

Ingrese a su cuenta para continuar leyendo

¿No tiene una cuenta?

Regístrese para leer un artículo gratis



COMENTARIOS

Desarrollo para la Ciencia y la Tecnología, C. A.
J-29989504-0

Apartado Postal 2005
Maracay 2101–A
Aragua, Venezuela

info@revistaforo.com
+58 (0) 414 492.09.50

Depósito Legal: AR2016000116
ISSN: 2610-7864