entrevista
MAYO–JUNIO, 2020
PANDEMIA
VOL. 4, NÚM. 3, PÁGS. 7–13
¿Puede América Latina Sortear la Pandemia del Coronavirus?
Una charla con Carlos Malamud

Esta entrevista fue realizada por Javier Toro.

Carlos Malamud es investigador principal del Real Instituto Elcano y catedrático de Historia de América en la Universidad Nacional de Educación a Distancia. También es el autor del libro El Estado en crisis (1920-1950).

DESCARGAR

¿Qué tan fuerte podría afectar el coronavirus a la economía latinoamericana? ¿Se verán afectados los países de la región de la misma manera?

Las economías latinoamericanas se verán profundamente afectadas, incluso al margen de cuán agudo haya sido el contagio del coronavirus en cada país. Las economías de América Latina son extremadamente dependientes de sus exportaciones: en Sudamérica, ellas son dependientes de las exportaciones de materias primas; en Centroamérica y México, ellas tienen un mayor componente manufacturero, pero igual dependen de las exportaciones a otros mercados. Si las previsiones para el mundo del Fondo Monetario Internacional se cumplen, entonces la caída media de la economía latinoamericana estará en torno del 5% y el 5,5%. El descenso económico específico de cada país va a depender mucho, ahí sí, de cuán profunda haya sido la crisis sanitaria en el país en cuestión, de su capacidad financiera y del grado de maniobrabilidad de su gobierno. Algunos países, como, por ejemplo, Argentina o Ecuador, por no hablar de Venezuela, no tienen prácticamente ningún margen de maniobra para endeudarse más. La situación de hoy es muy diferente a la crisis financiera de 2008. En aquel momento la capacidad y el margen financiero de maniobra de muchos países era mucho mayor y, lo que es muy significativo, China jugó en la región un papel de estímulo muy importante, que en esta oportunidad no lo podrá volver a desempeñar. ¿Por qué? Por dos motivos fundamentales. Primero, porque la propia economía china está pasando por una recesión —el crecimiento fue negativo en el primer trimestre, que es algo que no ocurría desde la época de la insurrección de Mao Zedong—. En segundo lugar, porque China ya es el primer socio comercial, o en algunos casos el segundo, de la mayor parte de los países latinoamericanos, lo que hace que el margen de maniobra para nuevas posibilidades sea mínimo. Entonces, debido a que los principales mercados a los cuales la región exporta sus productos son China, Estados Unidos y la Unión Europea y a que estos están pasando períodos complicados debido al coronavirus —en Estados Unidos la situación sigue estando complicada, en Europa los contagios parecen haber alcanzado su pico y estar descendiendo, en China pareciese que los contagios ya han sido controlados—, lo que lógicamente ocurrirá es que las economías latinoamericanas sufrirán sobremanera.

¿Tienen los gobiernos latinoamericanos la capacidad financiera y los instrumentos necesarios para responder adecuadamente a la crisis?

Desde el punto de vista financiero la situación es muy distinta en cada país, evidentemente. Hay países, como Argentina o Ecuador, como he mencionado anteriormente, que tienen márgenes muy pequeños y hay otros que están en una situación mucho más holgada, lo que les permite tener un mayor margen de maniobra sobre todo a la hora de intentar poner en práctica políticas contracíclicas —acciones gubernamentales que buscan impedir o minimizar los efectos de las fluctuaciones de la actividad económica—. Hay otros países que sí tienen las herramientas, pero por decisión de sus gobernantes no quieren aplicarlas, como es el caso de México. Se podría decir que la política del gobierno mexicano ante esta crisis es muy poco ambiciosa. El gobierno no es partidario de endeudarse o de buscar vías alternativas de financiación para lanzar programas masivos y proactivos que minimicen el impacto del coronavirus. En su lugar, el gobierno plantea, por ejemplo, de una manera bastante utópica, concentrar todos los fideicomisos, sin darles un destino concreto, para utilizarlos en la lucha contra la pandemia. El problema con esto es que muchos de esos fideicomisos, como por ejemplo el que financia la educación o la investigación científica, ya fueron comprometidos, aunque no haya alguna formalidad sobre ello. Habrá que ver si al final del día esta política tan conservadora de López Obrador, en vez de ser un inconveniente, resulta ser un elemento a favor de una más rápida recuperación de México. El tiempo dirá si no endeudarse fue una buena decisión.

Su cuenta en Foro le permite leer un artículo gratis cada dos meses.

Ingrese a su cuenta para continuar

¿No tiene una cuenta?

Regístrese para leer un artículo gratis



Comentarios

Desarrollo para la Ciencia y la Tecnología, C. A.
J-29989504-0

Apartado Postal 2005
Maracay 2101–A
Aragua, Venezuela

info@revistaforo.com
+58 (0) 414 492.09.50

Depósito Legal: AR2016000116
ISSN: 2610-7864