entrevista
SEPTIEMBRE–OCTUBRE, 2019
LIBERALISMO
VOL. 3, NÚM. 5, PÁGS. 1–5
Los Verdaderos Valores del Liberalismo
Una charla con Deirdre Nansen McCloskey

Esta entrevista fue realizada por Javier Toro.

Deirdre Nansen McCloskey es profesora distinguida de Economía, Historia, Inglés y Comunicación en la Universidad de Illinois en Chicago. Su más reciente libro se titula Why Liberalism Works.

DESCARGAR

¿Qué es el liberalismo? ¿Cuáles son sus verdaderos valores?

El liberalismo es la premisa de que la sociedad debe estar formada por personas libres, sin amos y sin esclavos. Es la igualdad de permiso. Como dijo el nivelador Richard Rumbold desde el andamio en 1685: “Estoy seguro de que no había ningún hombre nacido marcado por Dios por encima de otro; porque ninguno viene al mundo con una silla de montar en la espalda, ni con las botas y las espuelas para montar a otro”. En 1685, tal afirmación fue vista como una locura. Se suponía que todos debían tener un amo. ¿De qué otra manera se podría lograr que las cosas se hicieran? Pero en el siglo siguiente, se extendió la idea de que todos los humanos eran creados iguales, y que eran los mejores equipados para decidir qué hacer. No se suponía que fueran iguales en riqueza —que varía según la suerte o la habilidad—, sino iguales en libertad. No esclavos de otros. Bajo el liberalismo las mujeres no serían esclavas de los hombres, ni los ciudadanos de los gobernantes. En esto, el liberalismo contrasta con la aristocracia antigua y con la burocracia moderna. “Libertad” no es lo mismo que riqueza —ya tenemos palabras para eso, y resulta de todos modos que una sociedad liberal hace que mejore la condición de la gente pobre, tanto como el uno o el dos mil por ciento en términos reales, contando desde 1820 hasta 1999—. La libertad no es la capacidad de hacer lo que quieras, como volar a la luna o tener un castillo en España. Es la condición de poder decir No a otro ser humano: No, no aceptaré tu oferta de trabajo; No, no serviré en tu fuerza policial; No, no seré tu juguete sexual.

¿Qué tan importantes han sido los ideales liberales para el crecimiento económico moderno y el mejoramiento de la sociedad en comparación con otros factores como la inversión, el comercio y la intervención estatal?

La única razón por la que nuestra situación es sorprendentemente mucho mejor que la de nuestros antepasados —el uno o dos mil por ciento, con una esperanza de vida duplicada, acceso a la educación, nutrición adecuada— es que fuimos liberados. El liberalismo fue una impactante nueva idea en 1800. Las sociedades agrícolas estaban rigurosamente clasificadas, de rey a joven esclava. Luego, en el noroeste de Europa y rápidamente en el resto, la idea del liberalismo rompió este orden jerárquico. El liberalismo es igualdad de permiso. Resultó que inspiró a la gente común a abrir una tienda, a cambiar de trabajo, a montar una fábrica, a inventar un nuevo molino de café. Todo esto hizo que la situación de otras personas mejorara, lo que se llamó El Acuerdo Burgués: Déjenme a mi, un burgués, idear una mejor propuesta de negocio en mi tienda de ropa, y los haré rico. Y así lo hizo. Los “otros factores” también fueron necesarios, por supuesto. Sin embargo, la inversión era antigua, como lo era el imperio de la ley. Lo que era nuevo era el permiso para emprender. Es como un reloj mecánico. Los engranajes son necesarios, por supuesto. Pero el resorte es la fuerza motriz. El liberalismo fue el resorte. Y todavía lo sigue siendo. Deje a la gente tranquila, y la gente prosperará. Gobiérnelos a todos desde Caracas o Washington, y todos se estancarán.

Su cuenta en Foro le permite leer un artículo gratis cada dos meses.

Ingrese a su cuenta para continuar

¿No tiene una cuenta?

Regístrese para leer un artículo gratis



Comentarios
Robe
23/01/2020
Buen artículo

Desarrollo para la Ciencia y la Tecnología, C. A.
J-29989504-0

Apartado Postal 2005
Maracay 2101–A
Aragua, Venezuela

info@revistaforo.com
+58 (0) 414 492.09.50

Depósito Legal: AR2016000116
ISSN: 2610-7864