entrevista
JULIO–AGOSTO, 2019
CAMBIO SOCIAL
VOL. 3, NÚM. 4, PÁGS. 11–16
Cambio a Través de la Deliberación Democrática
Una charla con Mark Warren

Esta entrevista fue realizada por Javier Toro.

Mark Warren es profesor en el Departamento de Ciencias Políticas de la Universidad de Columbia Británica. También es editor del libro The Oxford Handbook of Deliberative Democracy.

DESCARGAR

¿Qué es la deliberación? ¿Cuál es su objetivo en los sistemas democráticos?

En términos generales, la deliberación es un tipo de política basada en el dialogo, donde los interlocutores tratan de influir sobre los demás a través del argumento y la persuasión, en lugar de a través de la coerción, los incentivos económicos, la autoridad o simplemente mediante la obtención de más votos. Las decisiones hechas a través de los procesos deliberativos tienden a ser mejores, en varios aspectos, que las decisiones hechas por otros medios. Cuando las personas son persuadidas a través del uso de argumentos, sienten que las decisiones que se han alcanzado son inherentemente legítimas. Cuando las personas son presionadas, por medio de la deliberación, a que examinen y justifiquen sus intereses, ellas comprenden con mayor claridad cuál es la naturaleza de esos intereses y cómo ellos se relacionan con los intereses de los demás. De manera que, las preferencias se vuelven más estables. Y, lo que es más importante, los procesos deliberativos producen decisiones que están mejor informadas, especialmente por el conocimiento, los valores, las experiencias y las perspectivas que las personas aportan en los procesos deliberativos.

¿Puede haber deliberación en sistemas no democráticos? Si es así, ¿cuál es su objetivo en este caso?

Sí, los procesos deliberativos pueden ocurrir en sistemas no democráticos. El caso más importante es China, donde el Partido Comunista de China (PCCh) alienta la “democracia deliberativa” —xie shang min zhu (协商民主)—, pero generalmente la limita a los gobierno locales, y siempre a una política específica o a agendas de problemas ya establecidas por el gobierno. El objetivo probable del PCCh es controlar y canalizar las exigencias políticas, así como también aprender lo suficiente sobre las preferencias de los pueblos para así evitar que las políticas encuentren oposición. De esta manera, el PCCh puede compensar los déficit de información que son comunes en los regímenes autoritarios en comparación con las democracias electorales, así como también mantener la “armonía” y el “orden social”. Mi colega He Baogang, de la Universidad Deakin, y yo hemos estado refiriéndonos a este tipo de deliberación como “deliberación autoritaria”, y conjeturamos que está conduciendo a una forma más resistente e inteligente de autoritarismo en China —una que reducirá, contendrá y socavará las fuerzas democratizadoras—. Singapur utiliza tipos similares de procesos deliberativos.

Su cuenta en Foro le permite leer un artículo gratis cada dos meses.

Ingrese a su cuenta para continuar

¿No tiene una cuenta?

Regístrese para leer un artículo gratis



Comentarios

Desarrollo para la Ciencia y la Tecnología, C. A.
J-29989504-0

Apartado Postal 2005
Maracay 2101–A
Aragua, Venezuela

info@revistaforo.com
+58 (0) 414 492.09.50

Depósito Legal: AR2016000116
ISSN: 2610-7864