PREMIO ARNOLDO GABALDÓN
del 15 de junio al 15 de octubre de 2021
en el área de Física
ACFIMAN
entrevista
NOVIEMBRE–DICIEMBRE, 2018
Colombia, ¿Un Conflicto Irresoluble?
Una charla con Vicente Torrijos

Esta entrevista fue realizada por Javier Toro.

Vicente Torrijos es profesor emérito de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la Universidad del Rosario y miembro de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas (CHCV).

DESCARGAR

¿Qué motivó la acción insurgente en Colombia? ¿Cuándo comenzó el conflicto bélico?

Según mi opinión, las guerrillas aparecen en Colombia en la década de los 60, concretamente hacia el año 64, año en el que se consolidaron tanto las FARC como el ELN con el estímulo de la revolución cubana. Lo que habíamos tenido antes eran movimientos armados de autodefensa campesina. A mediados del siglo pasado, los campesinos se sentían perseguidos o agredidos por la violencia generalizada debida al enfrentamiento sistemático entre liberales y conservadores después del asesinato del líder político Jorge Eliecer Gaitán en el año 48. La revolución cubana, tras su llegada al poder, estimuló estos movimientos insurgentes, y estos, lógicamente, empezaron a fortalecerse, empezaron a dotarse de ciertas capacidades y expandirse territorialmente. Abusando del llamado derecho a la rebelión, estos movimientos, en lugar de fraguar una guerra de liberación nacional, se dedicaron al secuestro, al hurto de ganado, a la coacción, en fin, al terrorismo.

¿Qué motivos esgrimía la insurgencia? Según el discurso insurgente, ¿qué objetivos se querían lograr?

En cuanto a los motivos, en un primer momento, como ya lo había mencionado, se trataba de un movimiento de autodefensa que buscaba proteger a pequeñas comunidades de la ofensiva oficial conservadora para anular focos de resistencia que permanecieron después de los hechos violentos del 9 de abril de 1948. Inicialmente, el objetivo central era defender al endogrupo. Luego, en la medida en que se fueron descubriendo vacíos de poder en la vasta geografía colombiana, el objetivo se convirtió en volverse la autoridad de facto de ciertas regiones. Para lograr este objetivo, adquirieron armamento, gracias al apoyo de Cuba y otros contactos internacionales, y se entrenaron en la Unión Soviética, en el Magreb y, por supuesto, en la propia Cuba. También hicieron uso de una poderosa narrativa propagandística que se servía de todos los encantos persuasivos y retóricos del comunismo y el marxismo-leninismo e incluso del maoísmo. Se valieron del narcotráfico y de otras economías ilegales para hacerse autosuficientes económicamente y consolidar “repúblicas independientes” o santuarios donde se erigieron poderes paralelos. Al principio, la pretensión máxima era consolidar esos focos territoriales de poder. Luego también llegaron a pensar que era posible conseguir el poder central. Se puede decir que en estas pretensiones nunca tuvieron desvaríos: fueron unas guerrillas muy aplomadas en medir sus propios alcances. Sin embargo, aunque llegaron a tener unidades operativas importantes cerca de la capital de Colombia, de Bogotá, nunca realmente estuvieron cerca de tomar el poder. Sí lograron asediar y conmocionar al país, sobre todo después de adoptar métodos terroristas, pero nunca en realidad estuvieron cerca de alcanzar el poder central.

Su cuenta en Foro le permite leer un artículo gratis cada dos meses.

Ingrese a su cuenta para continuar leyendo

¿No tiene una cuenta?

Regístrese para leer un artículo gratis



COMENTARIOS

Desarrollo para la Ciencia y la Tecnología, C. A.
J-29989504-0

Apartado Postal 2005
Maracay 2101–A
Aragua, Venezuela

info@revistaforo.com
+58 (0) 414 492.09.50

Depósito Legal: AR2016000116
ISSN: 2610-7864